miércoles, 18 de junio de 2008

Muerte súbita



La vela que mantenía la casa iluminada con una ténue luz, se apagó derrepente. La habitación estaba oscura y había un frío casi inhumano, todo estaba tan silencioso que se apreciaba el crujir de las tablas de la antigua estancia. Sabía lo que vendría a continuación. Acto seguido se escucharon unos ruidos procedentes del sótano, para él, fue como el aviso de la siguiente inexistencia; pero no se sorprendió, pues lo estaba esperando, su precio a pagar por el bien, y que estaba por encima del mal.

Una sombra esbelta y delicada se alzaba delante suyo.

Lo último que pudo sentir fue el golpe de su cuerpo inerte contra el suelo y el sopor en el que se adentraba poco a poco. A modo de despedida, exhaló su última bocanada de aire.

1 comentario:

OiHaNe dijo...

Hola wapa!
sabes k me encanta tus ralatos y k me e leido todos un monton de veces pro este tiene algo...es super chulo y sigue cn tu libro ok? k tngo ganas d seguir leyendolo :D