lunes, 9 de junio de 2008

Nacimiento



Sentía el dolor y el sufrimiento, todo era una masacre y ya solo quedaban seis, el número maldito; la cantidad exacta de los astros que invadieron su mundo arrasándolo todo. Entonces comprendió lo que tenía que hacer, era duro, cierto, pero tenía que hacerlo por los suyos y por una nueva era. La energía del ambiente surcaba cada rincón de su ser extrayendo cada una de sus células; ella notaba como se expandía por todo su cuerpo y como su vida se le escapaba poco a poco. Silencio. Paz. Satisfacción. Tranquilidad. Fue lo único que sintió cuando su cuerpo se descompuso y su alma se desintegró en la nada, habiendo cumplido su cometido.

2 comentarios:

Guri dijo...

Me recuerda a Memorias de Ighun ^^

Yuki dijo...

a mi tambien xD